Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO. Síguelo en Twitter: @guapodelabarra
  • Si Jürgen Klinsmann se queda a cargo de la Tricolor, lo más probable es dirija desde California a los asistentes, que en Ecuador seguirán sus órdenes. En otras palabras, el alemán será el primer tele-entrenador de la historia de la Selección. Ya lo imagino conectado por video-conferencia con su asistente. Klinsmann, con el cabello mojado, una toalla alrededor del cuello y el torso desnudo, le pregunta al asistente si el equipo ya cumplió con los trotes alrededor de la cancha de la Casa de la Selección. El asistente le responde que sí. Entonces Klinsmann toma una tabla de surf y, antes de irse al mar, ordena al asistente que envíe al equipo al gimnasio, que la última vez encontró a los defensas algo flácidos. No se puede saber si este método de tele-trabajo funcionará con Ecuador. Pero hay un espectacular caso que sí dio resultados. Fue en las eliminatorias al Mundial del 2006, cuando Australia contrató al neerlandés Guus Hiddink, quien era entrenador del PSV. En la práctica, Hiddink ma
    Ver Más
  • lunes 14 de octubre 2019
    ¡Basta de devaluar a la Tricolor!
    Lo que ocurrió con la Selección en España fue un auténtico papelón. Se dirá que la paliza de 6-1 propinada por Argentina es el precio que se debe pagar por el inicio de una renovación y que es lógico que al equipo nacional lo hayan pasado por encima, sobre todo porque el rival hace rato que ha logrado una estabilidad. Pues no. La renovación no debe consistir en una devaluación, no se trata de adquirir experiencia mediante despiadadas masacres, sino en la natural combinación de jugadores experimentados con otros que van llegando. Recordemos, por citar un ejemplo, el debut de Antonio Valencia: fue a los 20 años en un partido bravísimo con Paraguay, pero rodeado de Méndez, De la Cruz, Hurtado y el Tin, entre otros. Ecuador, desde la última Copa América, entró en una especie de hibernación, una peligrosa pausa en que el entrenador interino ha debido desempeñarse atado a varias circunstancias, como los (¿caprichosos?) vetos dirigenciales a ciertos experimentados, la negativa de los clubes d
    Ver Más
  • Los planes no ha salido como se anunciaron: la Ecuafútbol no logró contratar a tiempo un entrenador para que dirija a la Tricolor en el importante cotejo con Argentina en España. Una vez más, el confiable Jorge Célico se hará cargo del equipo.
    Ver Más
  • lunes 16 de septiembre 2019
    Klinsmann y los aires de una revolución
    Jürgen Klinsmann es el nombre de moda. La idea de traerlo a la Tricolor es repetir el éxito del yugoslavo Dusan Draskovic en los 90 y darle al alemán el control total para una renovación del fútbol ecuatoriano. El plan es enorme y va más allá de la Selección mayor, articulado al millar de canchas que promete el Gobierno y al Mundial del 2030, inclusive.
    Ver Más
  • Las implicaciones políticas de un gobierno (cualquiera sea el presidente) que desea obtener la sede de un Mundial de la FIFA son evidentes, muy parecidas a las de poner a Diego Armando Maradona como entrenador de Gimnasia y Esgrima, por ejemplo.
    Ver Más
  • En un pestañeo, Pablo Repetto lo perdió todo. La derrota de Liga por 3-0 ante Boca en Quito tuvo el efecto arrasador de un huracán que arranca de raíz los árboles. En este caso, se llevó las aspiraciones del entrenador a mediano plazo.
    Ver Más
  • Muchos sueñan con que alguna personalidad del jet set futbolero continental, e incluso mundial, asuma la dirección técnica de la Selección. A pesar de la crisis de dinero de la Ecuafútbol, la aspiración de un sector de la fanaticada (y de ciertos dirigentes algo desubicados) es contratar a alguien de linaje, de estirpe, de pedigrí. Pero la experiencia indica que no siempre las costosas estrellas calzan bien en selecciones como las de Ecuador, sobre todo cuando experimentan un bajón no solo de ánimo, sino también de calidad.
    Ver Más
  • Los beneméritos dirigentes de la federación de fútbol de un sufrido país sudamericano están desconcertados por el informe que presentó el entrenador de la selección nacional. Los beneméritos dirigentes esperaban un detallado análisis del desempeño del equipo en el torneo continental, que fue deplorable, y que también ofreciera luces sobre algunos hechos de indisciplina. En su lugar, se toparon con un informe de este calibre, que desborda de profesionalismo y precisión:
    Ver Más
  • Hasta ahora, el proceso de Hernán Darío Gómez ha sido un completo fracaso. No digo que se tiene que ir, pero hasta ahora no ha demostrado que es el piloto que la Tricolor necesita.
    Ver Más
  • Parece que Hernán Darío Gómez piensa que todavía estamos en la era en que Ecuador no sabía qué era jugar un Mundial. Cree que los futbolistas ecuatorianos aún no han ido a Europa y que no saben qué es ganarle a Uruguay, Argentina o Brasil en un partido oficial.
    Ver Más