Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO. Síguelo en Twitter: @guapodelabarra
  • A nadie le gusta que su equipo sea eliminado en los penaltis, y menos cuando existe la sensación de que se jugó un poco mejor que el rival. Pero perder de esa forma es parte del fútbol y, más allá de los merecimientos, Liga de Quito no pudo avanzar a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. El sentimiento es de frustración. Los focos apuntan al entrenador Pablo Repetto, pero en realidad hay otras razones por las cuales la ‘U’ fracasó en su meta de dejar en el camino a un turrito Deportivo Cali.
    Ver Más
  • La primera lista del ‘Bolillo’ Gómez en su segundo ciclo con Ecuador cumple con las expectativas: esas convocatorias siempre tienen algo para tirarse de los cabellos. Esta, por supuesto, tiene de todo, desde nombres impensables hasta jugadores a los que se hace justicia, como Alexander Domínguez. También hay ausencias notables. Veamos, pues, los puntos más relevantes, tomando en cuenta que, de antemano, no serían considerados los legionarios en Europa:
    Ver Más
  • Este 15 de julio se jugará la gran final del Mundial de Rusia 2018 entre Francia y Croacia. A continuación, unas reflexiones para dar la razón a los que han apostado por ‘Les Bleus’:
    Ver Más
  • Si Yugoslavia no se hubiera desintegrado, habría sido el primer país de la sufrida región de los Balcanes en jugar una final mundialista. Incluso la habría ganado. La estupidez de la guerra, los prejuicios religiosos y raciales, las consecuencias del totalitarismo y los infaltables intereses de las potencias occidentales causaron la atomización de Yugoslavia en varias repúblicas. Si eso no hubiera ocurrido, si Yugoslavia hubiera resistido unida en una federación democrática luego de que se produjo la caída del socialismo en Europa oriental a inicios de los 90, la selección de ese país habría sido temible (bueno, siempre lo fue). Este día, Croacia dio el gran golpe y accedió a la final, para hacer justicia a una región que siempre tuvo estupendo jugadores y sesudos directores técnicos.
    Ver Más
  • Francia y Bélgica ofrecieron un duelo demasiado táctico y solo un pestañeo marcó la diferencia. Otra vez, una jugada a partir de pelota quieta fue decisiva y, de paso, metió en la historia a Samuel Umtiti, el central francés nacido en Camerún que jamás había marcado un gol con la camiseta de Francia. Qué deliciosa sensación anotar por primera vez en esas circunstancias tan especiales y así dar a Francia, su país adoptivo, su tercera final mundialista en 20 años.
    Ver Más
  • El fantasma de Zlatan Ibrahimovic, uno de los bocazas más grandes del fútbol, fue borrado por la selección de Suecia, que superó por 1-0 a Suiza y entró a los cuartos de final, algo que no ocurría en 24 años. Zlatan, presuntuoso y harto de las críticas tras los fracasos en las eliminatorias para los mundiales del 2010 y 2014, se retiró del equipo.
    Ver Más
  • Este día, cuando Éric Cantona lo comparó con una maleta rodante, Neymar demostró que sus dotes histriónicas pueden ser contenidas en su mayor parte. Que cuando se olvida de postular al Oscar, aparece el genio que se postula al Balón de Oro. Neymar, el rey del oxigenado y de los comerciales, también es el rey del pase.
    Ver Más
  • El fin de semana ha sido cruel con las estrellas, casi todas apagadas demasiado pronto, una consecuencia de este Mundial de locuras sin fin. El argentino Lionel Messi, otra vez, fue incapaz de rescatar de la debacle a su equipo, que lució en cámara lenta frente a una Francia ultra veloz, joven, reluciente por su trato a la pelota. Kylian Mbappé, con 19 añitos, anotó dos de los cuatro goles con que el equipo de Deschamps despachó a los muchachos de Sampaoli, que pusieron entrega, pero poco más.
    Ver Más
  • Estamos todos de acuerdo en que los jugadores son los responsables de lo que sucede en la cancha, al menos en un 70 por ciento. El restante 30 depende del entrenador, de su táctica, de sus elecciones y de su sagacidad para cambiar sobre la marcha. Pero, cuando se realizan los balances, es momento de fijarnos en el señor que se sienta en el banquillo. El alemán Joachim Löw sigue recibiendo críticas por el ¿imprevisto? derrumbe de Alemania, que hace cuatro años maravilló con un estilo más bien hispano de toque, posesión y técnica, lejos del habitual juego germano de velocidad y fuerza. Löw obró un milagro pero su modelo está en crisis. ¿Qué pasó en Rusia? Es momento de una disección:
    Ver Más
  • Colombia se quedó con el primer lugar de su grupo gracias a su (demasiado) sufrido triunfo sobre Senegal. El equipo de Pékerman aún no muestra todo el potencial que se supone tiene y estuvo lejos del buen cotejo anterior con Polonia; pero al menos demostró que la pelea, que planta cara ante la adversidad, que hay fuego interno.
    Ver Más