Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO. Síguelo en Twitter: @guapodelabarra
  • Cuando el equipo gana, ¡ganamos todos!, y eso vale luego de la goleada de Ecuador por 6-1 sobre Colombia. Sin embargo, la doble fecha de eliminatorias al Mundial de Catar 2020 representó un triunfo personal o un hecho especialmente importante para algunas personalidades y entidades.
    Ver Más
  • Parecía una buena idea, un chispazo de lucidez y reflejos ágiles de los genios del marketing, pero el homenaje que quiso realizar Liga de Quito a Richard Carapaz se convirtió en uno de los chascos deportivos del año, un papelón que dio pie a la siempre inagotable fábrica de memes, sobre todo de quienes están (demasiado) pendientes del cuadro de la Casona.
    Ver Más
  • Que no haya estado en los amistosos era baladí, pero que Antonio Valencia no aparezca en la lista para los cotejos oficiales de la Tricolor es toda una novedad de amplias implicaciones.
    Ver Más
  • Los fanáticos de Barcelona SC están desolados por la manera en que el ídolo se despidió de todas sus opciones de avanzar en la Copa Libertadores, el trofeo que una vez estuvo tan cerca y que es una obsesión. Ser batidos por un equipo alternante que, además de ser una bolsa ambulante de coronavirus, fue vapuleado en Quito como nunca antes en la historia, ha terminado por romper el escaso crédito del entrenador Fabián Bustos.
    Ver Más
  • Somos incorregibles. Ni bien el entrenador Gustavo Alfaro se presentó en Quito, aparecieron las cascadas de nombres sugeridos por los ‘entendidos’ para que sean convocados a la Selección. Alfaro claramente lo dijo: llamará a los mejores del momento. Aunque es un buen signo que al menos exista la oferta de aplicar la meritocracia, el problema está en que definir al mejor siempre tendrá un enorme componente subjetivo.
    Ver Más
  • Era muy difícil encontrar al ‘entrenador perfecto’ para la Tricolor debido a que los requisitos que se pedían (más por parte de aficionados que de la misma dirigencia) eran prácticamente imposibles de cubrir por una sola persona. Un candidato conocía al jugador ecuatoriano, pero nunca fue campeón. Otro ganó títulos, pero en la vida dirigió una selección. Otro estuvo al frente de un combinado nacional, pero jamás había trabajado en Ecuador.
    Ver Más
  • El ciclo natural de una persona que se dedica al fútbol debería ser este: comenzar como jugador y luego continuar como entrenador. Los más sabios deberían ser dirigentes en su etapa final, para que puedan aportar positivamente con toda su experiencia en un club o una federación. Esto es, por supuesto, un deber ser.
    Ver Más
  • Es indiscutible: de todos los entrenadores ecuatorianos, Paúl Vélez es el que mejor luce para asumir el mando de la Tricolor. Capacidad no le falta. Pero estamos hablando de fútbol, un mundo en que no basta la preparación para triunfar sino que hacen falta algunos otros parámetros para obtener el éxito.
    Ver Más
  • Todavía faltan algunos pasos (aunque cada vez son menos) para que Francisco Egas se proclame ganador absoluto y total en la pugna que sostiene con Jaime Estrada por el control de la Ecuafútbol. Hasta que no se agoten todas las instancias, esto sigue. Sin embargo, desde que todo este lamentable e innecesario lío comenzó, Estrada no ha logrado estar cerca de imponerse. ¿Las razones?
    Ver Más
  • Carlos Luis Morales me inspiró un cuento, que se titula ‘El último partido’, incluido en mi libro ‘El buitre soy yo’ del 2004. Cuando lo escribí, Morales estaba al borde del retiro pero había luchado por regresar a la Tricolor, en la época del ‘Bolillo’ Gómez. Al final, el puesto de tercer arquero se lo quedó Jorge Corozo, de Olmedo, y Morales aceptó que su carrera había llegado a su fin. Esa imagen de rodillas, con el buzo de pecho multicolor que incluso acabó convertida en un cuadro, festejando el penalti tapado a José Serrizuela, quedaba muy lejana. Ya no era el mismo.
    Ver Más