Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO. Síguelo en Twitter: @guapodelabarra
  • Los planes no ha salido como se anunciaron: la Ecuafútbol no logró contratar a tiempo un entrenador para que dirija a la Tricolor en el importante cotejo con Argentina en España. Una vez más, el confiable Jorge Célico se hará cargo del equipo.
    Ver Más
  • lunes 16 de septiembre 2019
    Klinsmann y los aires de una revolución
    Jürgen Klinsmann es el nombre de moda. La idea de traerlo a la Tricolor es repetir el éxito del yugoslavo Dusan Draskovic en los 90 y darle al alemán el control total para una renovación del fútbol ecuatoriano. El plan es enorme y va más allá de la Selección mayor, articulado al millar de canchas que promete el Gobierno y al Mundial del 2030, inclusive.
    Ver Más
  • Las implicaciones políticas de un gobierno (cualquiera sea el presidente) que desea obtener la sede de un Mundial de la FIFA son evidentes, muy parecidas a las de poner a Diego Armando Maradona como entrenador de Gimnasia y Esgrima, por ejemplo.
    Ver Más
  • En un pestañeo, Pablo Repetto lo perdió todo. La derrota de Liga por 3-0 ante Boca en Quito tuvo el efecto arrasador de un huracán que arranca de raíz los árboles. En este caso, se llevó las aspiraciones del entrenador a mediano plazo.
    Ver Más
  • Muchos sueñan con que alguna personalidad del jet set futbolero continental, e incluso mundial, asuma la dirección técnica de la Selección. A pesar de la crisis de dinero de la Ecuafútbol, la aspiración de un sector de la fanaticada (y de ciertos dirigentes algo desubicados) es contratar a alguien de linaje, de estirpe, de pedigrí. Pero la experiencia indica que no siempre las costosas estrellas calzan bien en selecciones como las de Ecuador, sobre todo cuando experimentan un bajón no solo de ánimo, sino también de calidad.
    Ver Más
  • Los beneméritos dirigentes de la federación de fútbol de un sufrido país sudamericano están desconcertados por el informe que presentó el entrenador de la selección nacional. Los beneméritos dirigentes esperaban un detallado análisis del desempeño del equipo en el torneo continental, que fue deplorable, y que también ofreciera luces sobre algunos hechos de indisciplina. En su lugar, se toparon con un informe de este calibre, que desborda de profesionalismo y precisión:
    Ver Más
  • Hasta ahora, el proceso de Hernán Darío Gómez ha sido un completo fracaso. No digo que se tiene que ir, pero hasta ahora no ha demostrado que es el piloto que la Tricolor necesita.
    Ver Más
  • Parece que Hernán Darío Gómez piensa que todavía estamos en la era en que Ecuador no sabía qué era jugar un Mundial. Cree que los futbolistas ecuatorianos aún no han ido a Europa y que no saben qué es ganarle a Uruguay, Argentina o Brasil en un partido oficial.
    Ver Más
  • Lo peor que puede pasar es que, dentro de cinco años, cuando se haga un recuento de cómo les fue a los mundialistas de la Sub 20 después del torneo en Polonia, nos topemos con que estos estupendos jugadores fueron abandonados y acabaron de suplentes en equipos mediocres, sin opciones reales de progresar, borrados de las siguientes convocatorias nacionales por su falta de actividad o, simplemente, retirados del fútbol y desencantados del deporte y la vida.
    Ver Más
  • Hernán Darío Gómez nunca deja de sorprender y la nómina para los próximos amistosos y la Copa América, como es habitual, puede tomarse como una colección de sus excentricidades, aunque en este caso no ha sucumbido (tanto) a la demagogia.
    Ver Más