Ejerce el periodismo desde el 2003, es autor de libros como Ídolos deportivos y fans en internet (2013); Gerencia del Deporte en el Siglo XXI (2017) y Detrás del juego. Estudio de mercado del fútbol ecuatoriano (2018); colaborador de prestigiosas revistas a nivel mundial y profesor de Periodismo Deportivo en la Universidad Central del Ecuador. Actualmente forma parte del staff de deportes en Radio Pichincha Universal.
Indignado 0
Triste 2
Contento 0
viernes 08 de enero 2021

Deportivo Quito y los imposibles

Andrés Luna

Varios calificativos son usados por los hinchas para describir lo que sucede con el club: saqueo, irresponsabilidad, abuso o sencillamente robo. El escenario puede justificar cualquiera y cada uno de ellos, pero muy en el fondo, el carburador de la crisis que hundió al Deportivo Quito, es la obsesión por la gloria. La culpa del directivo es desear lo que deseaba el hincha, es obnubilarse por la conquista postergada durante cuarenta años y lanzarse al cielo sin paracaídas.


El dedo apunta a quien hizo lo mismo que quiso hacer el acusador, un espejo que refleja la desesperación por abrazar el primer lugar, esquivo y frustrado desde 1968. Diez años después de esa vuelta olímpica, el equipo insignia de la ciudad se sacudía el lodo constante del descenso; veinte años después, volvía a la Copa Libertadores de la mano de un “güero” que dignificó al club y a la selección nacional; treinta años después, como arena entre las manos, se escapaba el campeonato tras perder por tres goles contra el Barcelona, con una más de aquellas plantillas armadas a retazos, con futbolistas desechados de otros clubes y alguno que otro argentino de la segunda o tercera división, que de cada cinco se atinaba a uno. Ese fue el Deportivo Quito hasta 1998, diez años antes de conquistar su tercera estrella e iniciar su caída libre al precipicio de las deudas.


Probablemente las plantillas que consiguieron el primer bicampeonato y un quinto trofeo, además de las continuas participaciones internacionales entre 2008 y 2012, figurarán con las más costosas en la historia de los torneos ecuatorianos. Tan caras que diez años después aún se les debe todo lo que valieron. “Para uno saber la salud económica de un equipo debe pasar por el parqueadero; yo nunca me olvidaré los carros que llegaban todos los días al complejo de Carcelén, hasta daban ganas de sacarse fotos”, confesó alguna vez Jaime Molina, uno de los colaboradores más fieles que ha tenido durante décadas el club. El pecado fue la ambición, la envidia de vueltas olímpicas ajenas, la ansiedad de sumar estrellas en el escudo, sin siquiera sospechar que ese ascenso precipitado, iba a provocar un naufragio del que aún no se encuentra escapatoria.


Convertido en uno de los equipos con mayor convocatoria en los estadios, antítesis y némesis de la Liga Deportiva Universitaria, sacramentado con el lema de “cada día más grande”, la escuadra que lleva los colores de la capital del Ecuador, se erigía como uno de los clubes más importantes del país y el quinto en consecución de títulos, una realidad desconocida para las entrañas de una hinchada que durante setenta años se había enamorado de conquistas mucho más modestas.


Y es que el Deportivo Quito no es sinónimo de vueltas olímpicas sino de victorias simbólicas, no es equipo de arraigo nacional sino uno enquistado en los barrios y parroquias de la capital, conformadas por chagras y puñados de extranjeros consagrados a los cánones del club. Tampoco es una muestra de calidad y toque fino, sino del colectivo aguerrido que gana por poco y sufriendo hasta el último minuto. En eso consiste su grandeza, en que representa todo lo distinto a lo sencillo, a lo bello, a lo delicado. El Quito es el club magullado que conoce lo que es besar la lona, sacudirse el rostro y volver al ataque.

Nadie se viste del Deportivo Quito por moda. Si alguien corre el riesgo de lucir esos colores es porque hizo un juramento de sufrimiento perpetuo, una ofrenda de morder derrotas los domingos a cambio de un amor inexplicable, no correspondido, como esos que esclavizan y llenan el pecho con los más sutiles detalles, con las más insignificantes conquistas. “Los del Quito saben de fútbol”, se repitió durante décadas en la Preferencia del ya desusado Olímpico Atahualpa, “aquí no se viene de shopping”.

Los hinchas del Deportivo Quito suelen alentar habitualmente en la preferencia del estadio Atahualpa

Los hinchas de Deportivo Quito en el sector de Preferencia del Atahualpa.


El umbral del dolor es muy alto para un “académico”, ningún aficionado soportaría la angustia que ha lastrado a un “azulgrana”. Cualquier curioso, con un equipo sin títulos por cuarenta años o desechado por FIFA a la categoría amateur, cambia de camiseta como exorcizándose racionalmente de un estigma; pero el quiteño vuelve, persiste, cree, domina el sufrimiento, lo somete, lo desconoce, lo desafía.

La familia de la Plaza del Teatro se conformó con “el casi”, el “ya mismo”, o “el próximo año será”. Todos los rostros que se cruzan en los graderíos son conocidos entre sí; ahora, lejos de empuñar las armas por no ganar la Libertadores, empujan para volver a la categoría donde jugó por casi toda su existencia. “El hincha del Quito sueña con ser presidente de su equipo”, repetía Juan Manuel Aguirre, ex directivo, en una síntesis de lo que significa tomar decisiones dentro del club, de lo que representa una sociedad deportiva donde sus socios verdaderamente importan y trazan el camino a seguir, una relación romántica y nostálgica alejada de los dueños, patrones y corporaciones millonarias que mundialmente hoy llenan de títulos las vitrinas y de viento los graderíos.


Quienes contemplamos a esos equipos medianos que bastante hacían en meterse a las Liguillas de los años noventa, sabíamos de lo imposible que era volver a ganar un campeonato, también era imposible que ese puñado de azulgranas al costado derecho de la Preferencia pueda multiplicarse al punto de llenar un estadio, como tantas veces ocurriría a partir del 2008; así mismo califican de imposible volver a la Serie A o costear los diez millones de deuda, como imposible es soportar las continuas sanciones de FIFA por pagos represados desde hace 15 años. Imposible también es conseguir un inversor, aunque “eso ya sucedió cuando SEK inyectó cinco millones en el club y cualquiera que conozca lo que el Quito significa, lo volvería a hacer”, como explica Luis Fernando Saritama, máximo goleador en la historia del equipo. ¿Cómo presentar al Quito como un proyecto atractivo de capitalizar?, todos se preguntan, “diles que entren a YouTube y pongan ‘Deportivo Quito’, no se necesita explicar nada”, responde la gente que ha visto la siembra y la cosecha de una institución que se fundó de celeste y blanco en 1940 y se refundó de azul y rojo en 1955.


Las alternativas para el futuro inmediato son diversas pero inciertas también, quizás no sean cuarenta años para volver a la cima, pero al menos serán la mitad. Relampaguean, aclarando primero y obscureciendo después, los mecenas y grupos de inversión, lo único seguro es un patrimonio deportivo extenso, una hinchada organizada movilizada y otra pasiva de la que se echará mano en el momento indicado. El proyecto de levantar un estadio en Carcelén se ha madurado con estudios e informes técnicos, “si me corresponde apalancar la construcción, lo haré”, decía en su rendición de cuentas Mónica Sandoval, concejal de Quito y abanderada del proyecto inmobiliario. Para los pesimistas será un poco más de lo mismo, de aquello que se ha empantanado desde que el equipo dejó de presentarse por suspensiones y deudas; para las personas de fe será una barca a la que se debe mantener a flote hasta que pase algo, por extraño que sea, porque para el Deportivo Quito todo ha sido imposible, hasta el día en que se hace realidad.