Periodista con 11 años de experiencia que admira al fútbol y todo lo que este apasionante mundo envuelve. Licenciado en Comunicación Social, formado en diario El Comercio por grandes editores y con trayectoria en otros medios como diario Hoy, TV Hoy y Grupo Radial Delgado. Twitter: @Fabychocolate
Indignado 0
Triste 0
Contento 0
martes 09 de octubre 2018

José Cevallos y una ambición política que puede hundir a Barcelona

Fabián Alarcón
Opinión (O)
Twitter: @fabychocolate

Fabián Bustos, técnico del Delfín, tras vencer 1-0 a Barcelona SC en Manta, destacó: "Tenemos un equipo parejo con niveles muy parecidos y en condiciones de seguir pugnando por llegar arriba, con un Presidente que está en todos los detalles".


La última frase de esas expresiones son las que marcan el rumbo que llevan el equipo manabita, Macará, Liga de Quito, Emelec y hasta Aucas en relación con el cuadro canario. José Francisco Cevallos está y no está presente como presidente en Barcelona SC, lo que se refleja en la cancha.


Todos los presidentes de los clubes, excepto ‘Pancho’, están enfocados en pelear el campeonato con sus respectivos propósitos: el título, llegar a torneos internacionales o cerrar el año dignamente ya que no hay descensos (otro tema de discusión).


Cevallos, desde el 2017, se involucró en la política prácticamente al mismo tiempo que maneja a Barcelona SC, primero como Gobernador del Guayas y ahora como precandidato a Prefecto de la provincia. Y quedó demostrado que es imposible que combine ambas actividades.


En el 2016, cuando solo estuvo enfocado en liderar a los amarillos, el club realizó una brillante campaña y su llegó al título 15 en su historia. Al siguiente año (2017) realizó una destacada Copa Libertadores, pero su máximo líder asumió la Gobernación en mayo. Al principio su ausencia fue bien delegada a sus colaboradores Carlos Alfaro Moreno, Juan Cuentas y Aquiles Álvarez, principalmente.


Con ellos a cargo, Barcelona SC cerró la temporada en semifinales de la Copa, pero quedó mal parado en el torneo local. Perdió el cupo seguro para la Libertadores de este 2018 y terminó humillado ante Macará, que lo dejó fuera del torneo máximo en la región. Esto, por la ya notable falta de liderazgo.


La cuenta de Twitter de ‘Pancho’ dejó de contener mensajes propios sobre lo que realizaba el equipo positiva o negativamente, ya no hubo fotos suyas de festejo o en arengas con los jugadores. Su experiencia como exjugador, que era su mayor fortaleza para presidir al ‘Ídolo’, se convirtió solo en una referencia. Las fotos y los mensajes eran para temas de la Gobernación y los de Barcelona SC pasaron a ser solo mensajes reenviados y que publicaron sus colaboradores o la cuenta oficial del club.


En lo que va del 2018, esa ausencia finalmente causó estragos. Cevallos continúa al frente del equipo pero solo nominalmente. La directiva ya no luce unida como al inicio, cuando era común verla mirando el partido en cualquier estadio. Ahora, Cuentas, Alfaro, Álvarez y el mismo ‘Pepe Pancho’ hablan ante la prensa con diferentes discursos, no se ve una cabeza visible, ese liderazgo que requiere un equipo grande de Ecuador y que sí se ve en el resto de sus rivales. De ellos, nadie habla nada más que de fútbol.


La única forma en la que Barcelona SC puede salir del terrible momento deportivo que atraviesa, es con la presencia completa, con la total atención de su máximo líder. Cevallos debería volver al camerino, a ser ese directivo que impone las reglas y ese amigo que entiende la realidad del jugador porque él también lo fue, para juntos levantar la moral, tal como empezó todo. Sin duda, la política y el deporte no van de la mano. Al menos, en ninguno de los otros 11 conjuntos se toca este tema.