Periodista deportiva desde el 2013. Actualmente trabaja en Directv Sports y en radio Área Deportiva 94.5 FM. Licenciada en Comunicación. El amor y la pasión por el fútbol lo lleva en la sangre desde que se encontraba en el vientre de su madre. Además de ejercer profesionalmente en el campo periodístico también práctica el rey de los deportes desde muy niña, es por ello que se identifica con la frase "cómo vas a saber lo que es la vida si jamás jugaste al fútbol". Twitter:@johacalderon7.
Indignado 1
Triste 0
Contento 3
martes 28 de junio 2016

Lionel Messi y su culpa de ser argentino

Johanna Calderón

Eso que “el fútbol es ingrato” fue más evidente que nunca luego de la derrota de Argentina ante Chile en la tanda de penales de la final de la Copa América Centenario. Toda la culpa “recayó” en Lionel Messi por ser el referente del cuadro albiceleste y por fallar el penal en la definición, después de que Sergio Romero atajara el primer disparo.


​Como ha sido costumbre, cuatro jugadores chilenos marcaron al astro argentino para pararlo y que no genere fútbol. Pese a ello, la habilidad y la destreza que tiene ‘La Pulga’ le sirvieron para que pudiera dar pases claros que generaron peligro en el área rival. Si Leo pone un balón y el jugador que lo acompaña no está fino en el arco, ¿qué culpa tiene Messi?

Esto pasó con Gonzalo Higuaín ante Chile y en las otras dos finales (ante Alemania 2014 y la última ante Chile 2015). Argentina tiene una falencia muy seria en el área: Higuaín, Agüero, Lavezzi… No han logrado convencer en el campo de juego, la prueba de ello son las estadísticas que no son favorables para quienes están precedidos por el sello de “goleadores”.

Podemos comparar los delanteros actuales con Valdano o Burruchaga, quienes en la final del Mundial de 1986 marcaron ante Alemania. Sobre todo el ‘Burru’, quien anotó el gol del triunfo luego de que Diego recibiera el balón en el mediocampo, rodeado de rivales y, casi sin espacio, logró meter un pase excepcional.

Por otro lado, para esta Copa América, la Asociación del Fútbol Argentino volvió a demostrar que a sus dirigentes les queda muy grande el cargo, porque no pudieron realizar la correcta gestión para que la figura de la Juventus, Paul Dybala, pudeira jugar con la albiceleste. Hay que sumar el error de Gerardo Martino al decidir que Lucas Biglia cobre el penal, pues ya había fallado ante Colombia y venía en racha negativa.

Además, el ‘Tata’ era consciente de que Argentina, en todas las Copas América que definió en penales, perdió. Entonces, había que arriesgar en el partido y no llegar a esta definición tan dolorosa. Banega y Di María llegaron golpeados y eso se notó en la cancha. Si dos jugadores no están en óptimas condiciones, es mejor confiar en jugadores que están en la banca y pueden aportar más.

Tal vez la culpa es de Messi por haber nacido después de Maradona, por ser el máximo artillero con la camiseta gaucha, por tener personalidad y alma de niño, por haber decidido jugar para Argentina y no para España. O simplemente la culpa es de Messi por no tapar, no marcar, no anotar y no dirigir.