Periodista en El Comercio desde 2014. Amante del fútbol desde la cuna hasta el cajón. El fútbol y el rock son la misma pasión. Twitter: @jmachadom
Indignado 0
Triste 0
Contento 0
lunes 07 de mayo 2018

Los caprichos de Guillermo Almada

Jonathan Machado

Las dos últimas derrotas que sufrió Barcelona ante Liga de Quito no pueden pasar por alto. Las conclusiones que dejaron esos dos partidos dejan muy mal parado al técnico Guillermo Almada. Y es que sus caprichos con determinados jugadores hicieron que el cuadro amarillo pierda la punta del torneo. Aquí unos ejemplos:


-Es incomprensible que Ely Esterilla sea titular. Un jugador displicente que no puede ejecutar dos pases y que no regresa a ayudar en la marca no puede jugar en Barcelona ni en ningún equipo. Es cierto que en determinados momentos ha sido un buen aporte, pero en este ida y vuelta pasó desapercibido y fue como jugar con uno menos.


-Otro elemento que ha bajado su nivel notoriamente es Marcos Caicedo. José Quintero, lateral del equipo universitario, le ganó todos los duelos en los 180 minutos. La velocidad característica del extremo parecería que ha desaparecido. Tampoco tiene drible y le cuesta controlar la pelota. Es como si le quemara en los pies. Tampoco está para ser titular.


-Almada también es caprichoso con mantener en la zaga a Luis Caicedo. Es un defensa que no exhibe buenos recursos técnicos. Así lo demostró en el cotejo del último viernes en el estadio Monumental: no pudo dominar una pelota fácil en la mitad de la cancha y la perdió ante Johan Julio, que le ganó por velocidad. De esta jugada nació el córner que le daría el gol al cuadro albo y por el que Barcelona no es puntero.


Estos tres casos son una muestra de lo que Almada ha hecho mal en los últimos partidos. Es hora de que el entrenador uruguayo analice el rendimiento de sus jugadores y que regrese a ver al banco de suplentes para buscar alternativas. Las preguntas que rodean en estos días al mundo barcelonista son: ¿Qué pasa con Xavier Arreaga, Jonathan Betancourt y Damián Díaz? ¿Están para ser titulares? Los dos primeros han demostrado que pueden jugar. En el caso del ‘Kitu’, habrá que ver si ha retomado su nivel futbolístico.


Los demás jugadores de la plantilla tampoco han tenido desempeños aceptables, salvo Máximo Banguera. Pedro Pablo Velsaco, Mario Pineida y Matías Oyola han sido puntos débiles en el rendimiento individual y colectivo.


Son dos puntos que le separan a Barcelona de la cima de la tabla. Parece poco si es que se lo ve del lado numérico, pero es mucho si se toma en cuenta lo que el equipo de Almada ha demostrados en la cancha.


El entrenador debe analizar profundamente el desempeño de sus dirigidos y poner a los que se encuentren en mejor forma, dejando de lado amistades o preferencias que no tienen argumentos futbolísticos.


Barcelona tiene que salir a ganar en Cuenca el próximo domingo y en los demás partidos que le restan a la primera etapa. Será más fácil que lo logre si Almada deja de lado sus caprichos y pone a los mejores jugadores que tiene.