Periodista, relator, anchor de televisión en Televicentro - El comercio TV. Conductor de Bendito Fútbol en Radio Quito y Platinum. Director y conductor de @TAdicionalEc. Puedes seguirme en Twitter: @FPHidalgo.
Indignado 0
Triste 0
Contento 1
lunes 24 de septiembre 2018

Los directivos del fútbol ecuatoriano irrespetan a sus hinchas

Fredy Hidalgo
Opinión (O)
Twitter: @FPHidalgo

Las últimas decisiones de los directivos de nuestro fútbol demuestran explícitamente que más les importa que los dueños de los derechos de televisión cumplan puntalmente sus compromisos económicos, que impulsar la asistencia de los hinchas a los estadios.


Dejando claramente de lado lo futbolístico, a la gran mayoría de dirigentes les importa poco o nada ejercer presión al equipo rival con un estadio con alta afluencia de aficionados, donde se cumpla la frase futbolera de “hacer sentir su localía”.

Semana tras semana el hincha del fútbol (refiriéndome claramente a quienes realizan grandes esfuerzos para comprar su entrada y acompañar a su equipo, no a aquellos delincuentes que utilizan los estadios para generar violencia y muchos de ellos con entradas auspiciadas por los directivos) es maltratado con precios de localidades altas en partidos llamativos y mínimas comodidades en los escenarios.

Si bien es cierto que muchos de los dirigentes pecan por desconocimiento, la gran mayoría lo hace por comodidad y falta de gestión, además de la pasividad ante los requerimientos de horarios inusuales y poco convenientes para la sociedad futbolera por parte de la empresa dueña de los derechos de tv.

La poca asistencia en los estadios en la última jornada es un simple ejemplo del grave problema que atraviesa nuestro balompié, donde el fútbol como negocio está totalmente tergiversado y poco comprendido por quienes manejan el fútbol ecuatoriano, donde el cliente es el hincha y semanalmente le faltan al respeto, al punto de quererle imponer costumbres, además de violencia en los estadios, precios excesivos en las entradas y un mediocre espectáculo.

¡Los directivos están matando nuestro fútbol¡