El fútbol visto desde la bohemia, desde los bares, con los amigos y hasta los desconocidos. Lo que se piensa del fútbol más allá de los 90 minutos. Santiago Estrella comenzó en el periodismo deportivo en el 2000. Fue corresponsal de El Comercio en Buenos Aires. Tuvo un paso por el periodismo político. Y hoy es editor de Bendito Fútbol.
Indignado 0
Triste 2
Contento 3
viernes 26 de agosto 2016

A todos nos puede ocurrir lo mismo que a José Angulo

Santiago Estrella

Es muy difícil entender, y sin señalar con el índice inquisidor, el positivo que hubo en la prueba antiodopaje a José Angulo. Y es más difícil aún imaginarse lo que está pasando por su cabeza y el origen, de ser cierto y haberse encontrado residuos de cocaína en la orina, de haber consumido esta sustancia. 


Las reacciones en redes sociales han sido deplorables, por decir lo menos. Se lo está condenando e incluso creen que quita mérito a Independiente del Valle. Y el problema es otro, porque el fútbol es un juego colectivo y el error de un individuo no opaca a los otros 10 que lo acompañan en la cancha.

Las redes sociales  es un sitio en donde la gente descarga -no exclusivamente, por cierto- sus más bajas pasiones. Fotos de rostros empolvados, un José Angulo fumando un porro, "el negro jugó fumado" (cuesta incluso citarlo); todo eso se ha desatado. También han dicho que Angulo es una vergüenza para el país. Es un despropósito. Si hubo consumo de drogas, Angulo no es el problema para el país sino que el país ha sido el problema para Angulo y para todas las personas que son víctimas de un flagelo nacional, de un Ecuador que es, entre otras cosas, un país de tránsito de drogas, además del consumo.  

Afortunadamente, están aquellos que se duelen de un ser humano que podría ver truncada una carrera que prometía ser exitosa.

Lo grave de los primeros casos es que olvidan que hay un drama social detrás de todo esto. Y parece que casi se consuelan con que Angulo vaya por el despeñadero. 

Una de las cosas graves es que las drogas son prácticamente un inevitable en los tiempos actuales. Están ahí a la mano de todos. Basta ir a alguna de las zonas de diversión de las ciudades del país para que se las ofrezca abiertamente. Y personalmente espero que aquellos que condenan a Angulo no tengan en su entorno familiar a nadie con este problema. 

Pero es difícil de creer que sea así. 

Hay algunos cosas que tomar en cuenta. La cocaína no es una droga que estimula el rendimiento deportivo. Es una droga de efecto inmediato y efímero. Aquel que consume cocaína debe volver a consumirla casi de inmediato para tener de nuevo la euforia que produce esa sustancia. Caso contrario, vive un "bajón" espantoso.

Sea cual fuere la suerte de José Angulo, su futuro es incierto. Y eso duele. Es un jugador valioso. Y por eso mismo habría que contenerlo. Así como se debe contener a todo ser humano, valioso siempre, cuando tiene un problema de adicciones. Y ojalá pronto nos vuela a hacer soñar como futbolista,. Toda persona merece una segunda oportunidad.