Periodista en Grupo El Comercio desde julio del 2006. Coordinador de www.BenditoFutbol.com y conductor de Bendito Fútbol en Radio Quito y Platinum. Licenciado en Comunicación Social y Máster en Dirección de Comunicación Empresarial. Con alma de delantero, pero con espíritu de volante de creación. Twitter: @guerrerosanti7.
Indignado 0
Triste 0
Contento 1
viernes 28 de diciembre 2018

El quinto extranjero, la salida más fácil

Santiago Guerrero
Opinión (O)
Twitter: @guerrerosanti7

Los presidentes de los clubes ecuatorianos aprobaron para el campeonato del 2019 el incremento del cupo de extranjeros de cuatro a cinco. Y se inventaron además, que si uno de ellos se lesiona de gravedad, podría ser reemplazado en cualquier momento, incluso si el libro de pases estuviera cerrado. Es la medida más sencilla, porque les permite a los clubes evitar el problema en lugar de enfrentarlo.


El presidente de la LigaPro dijo textualmente en la conferencia de prensa que ofreció, tras la decisión: "La mayoría de clubes aprobó lo del quinto extranjero. Se dieron cuenta de que era necesario y que ayudará a elevar el nivel del torneo". Eso no es verdad.

¿Cuántos equipos de nuestro torneo pueden contratar uno o más jugadores extranjeros de calidad? A lo mucho, tres: Emelec, Barcelona y Liga de Quito. Y solo por citar el 2018, los tres clubes se equivocaron: El 'Bombillo' con Estéfano Arango, el Ídolo con Víctor Ayala y la 'U' con Gastón Rodríguez.

Entonces, ¿la sola presencia de más jugadores extranjeros mejora el nivel del fútbol ecuatoriano? No, porque hay muchos otros factores a considerar.

Si el objetivo era elevar la calidad, ¿por qué no se tomaron otras medidas? Por ejemplo, obligar a los clubes a invertir una cierta cantidad de su presupuesto en las divisiones inferiores, ya que eso sí va a repercutir directamente en su crecimiento.


Es verdad que los futbolistas ecuatorianos han incrementado considerablemente sus valores y en muchos casos se vuelven inalcanzables. Pero esa es culpa de los mismos clubes que han aceptado pagar sueldos irreales y muchos de esos equipos ahora pagan las consecuencias. Por eso, la salida fácil es contratar extranjeros, que cobran menos y que además se los puede cambiar si es que no funcionan.

La LigaPro ha tomado una medida propia de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. Ha evitado hacer una cirugía a ese grave problema del pésimo nivel de nuestro campeonato y ha optado por una salida para quedar bien con casi todos. Es lógico, la LigaPro la componen los clubes -o los dirigentes-, los mismos que todavía hacen la FEF. ¿Por qué tendría que cambiar o mejorar algo en nuestro fútbol?