Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO. Síguelo en Twitter: @guapodelabarra
Indignado 0
Triste 0
Contento 1
sabado 26 de diciembre 2020

Llorar por el VAR, la última novelería de los dirigentes

Alejandro Ribadeneira

Es una lástima que, por culpa de la pandemia, los templos no estén disponibles en estos tiempos en que los dirigentes protagonizan conmovedores lamentos luego de los partidos. Las quejas por ejemplo de Emelec, equipo mediotablero en el acumulado durante todo el año pero que se veía en la final solamente por una pequeña racha de buenos resultados, eran dignas del Muro de los Lamentos.


Y las que han surgido por el VAR en los tramos finales de la segunda etapa y por el duelo BSC-LDU despiertan las ganas de pedirle a Cynthia Viteri que haga una cristiana excepción con las nuevas restricciones de fin de año y abra las iglesias del Puerto Principal.En realidad, el VAR (Video Assistant Refere o Asistencia al Árbitro por Video) no el culpable sino el chivo expiatorio. A los dirigentes les conviene contar con un culpable y solamente han hecho una extensión de su habitual costumbre de descargar en el árbitro los errores, supuestos o reales, que se registran en los cotejos.


Todo es emocional y da la impresión de que han olvidado que el VAR no es perfecto porque los encargados de manejarlo tampoco lo son: aunque el objetivo de la tecnología sea el de reducir las equivocaciones, de todos modos existirán porque la subjetividad y la falibilidad siguen formando parte del fútbol, por más cámaras y apps que se coloquen.


El verdadero problema es la capacitación del árbitro ecuatoriano. Nunca se ha escuchado decir a un dirigente al final de un partido: “el juez central falló de nuevo y parece que algo pasa con nuestros árbitros, así que vamos a apoyar con recursos la capacitación y profesionalización del arbitraje, para que el VAR sea utilizado correctamente”.


Y eso no se oirá porque es mejor desviar la atención de los hinchas y autoengañarse con teorías conspirativas que tanto les gustan. Están listos para escribir un guion de Mission: Impossible.

El monitor del VAR que se instaló en el estadio George Capwell para el cásico del Astillero. Foto: Twitter de la FEF

El monitor del VAR que se instaló en el estadio George Capwell para el cásico del Astillero. Foto: Twitter de la FEF