El Comercio
¡UPS!
¡Lo sentimos!
El sitio al que usted está tratando de ingresar no existe o no está disponible.
Indignado 2
Triste 0
Contento 2
martes 31 de mayo 2016

El récord Guiness del fracaso 

Diego Valencia
@dvalenciavela

¡Un record! ¿Cómo no recibirlo con beneplácito? Y es que un resultado como el 44-1 de Pelileo a IndiNative no se ha visto en el fútbol profesional en todos sus registros históricos. Anécdota parecida y no menos ridícula le pertenece al AS Adema, un cuadro de Madagascar, que en el 2012 le ganó por 149 goles a 0 al SO l'EmyrneAntanarativo. Sin embargo este último fue sancionado, ya que los goles fueron convertidos por sus jugadores en su propio arco como símbolo de protesta por un arbitraje vergonzoso.


Quizá otro “hito” cercano a lo ocurrido con el Pelileo FC y sus 44 dianas, lo ostentaba el Arbroath FC, cuando triunfó por 36 a 0 ante el Bon Accord FC, el 12 de septiembre de 1885, en un partido en el que se disputaba la Copa Escocesa.

¿Pero qué hay más allá de la visita de los personeros de Guinness a esta provincia?

En menos de 48 horas, tras el papelón del club indígena, los directivos de la Asociación de Fútbol de Tungurahua deciden “dejar de lado” de la competencia de segunda categoría al IndiNative, como si no hubieran tenido suficiente con el “bochorno mundial”.

Lo hacen por no haber cancelado la inscripción para participar. ¿Cómo estaba compitiendo entonces? ¿Llama la atención o no tanto?

Las principales responsabilidades de las Asociaciones de Fútbol, son -al menos en el papel- las de precautelar la correcta práctica del deporte, su masificación, el bienestar de sus clubes miembros, la organización de competencias en divisiones formativas, desarrollo de su infraestructura, entre otras.

Lamentablemente, ninguna de estas se cumple de forma tangible y eficiente; al contrario, hay cada vez menos equipos en ciertas provincias, como en Tungurahua: sus clubes, en su mayoría, ni siquiera cumplen con el orden legal de contar con sus estatutos, en regla como señala la Ley del Deporte.

Tampoco cuentan con infraestructura propia excepto la de su sede administrativa (nada en lo deportivo). La organización de competencias Sub 12 y Sub 14 es escasa, apenas una vez al año y en ellas intervienen únicamente cuatro participantes: los tres de siempre (Macará, Técnico Universitario, Mushuc Runa) y alguno más -quizá. Pero lo más grave de todo es que no existe un cuerpo colegiado que construya propuestas para superar estas carencias.

Lamentablemente, y por más esfuerzos que se hagan para salvar la figura dirigencial -“que sacrifican su tiempo, dinero, empresas, dejándolo todo porque ser dirigente es un apostolado”- hay una responsabilidad que debe ser asumida por quienes administran el fútbol.

En Tungurahua, como seguramente en otras Asociaciones, no existe un solo plan, que busque renovar la obsoleta administración del fútbol heredada por todos sus referentes: Havelange, Grondona, Blatter, Chiriboga, entre otros. Por el momento, la preocupación estará puesta en saber quiénes viajarán acompañando a la Selección en la Copa América Centenario, de quienes sus intereses responden a una visión del YO y no del fútbol.

En la última época, la única ocasión en la que la Asociación de Fútbol de Tungurahua “hizo noticia” aparte de tener un equipo que ostenta el record Guiness a la mayor goleada de la historia del “fútbol profesional” fue cuando diseñó y presentó el plan para que los derechos de transmisión del fútbol nacional sea administrada por la Federación Ecuatoriana… El resto de la historia ya la conocemos…

Suerte para los dirigentes tungurahuenses… ¡La van a necesitar! El récord Guiness ya se lo ganaron.