Periodista, relator, anchor de televisión en Televicentro - El comercio TV. Conductor de Bendito Fútbol en Radio Quito y Platinum. Director y conductor de @TAdicionalEc. Puedes seguirme en Twitter: @FPHidalgo.
Indignado 0
Triste 0
Contento 0
lunes 06 de noviembre 2017

El ‘Ídolo del Pueblo’, a las puertas de la gloria

Fredy Hidalgo
Opinión (O)
Twitter: @FPHidalgo

El viejo y querido Aucas, tras un arranque desastroso en el torneo de la Serie B, después de sufrir como lo hace el pueblo, se encuentra a cuatro fechas no solo de su retorno a la Serie A del fútbol nacional, sino también de alcanzar el primer lugar que le permita disputar un cupo en la Copa Sudamericana 2018.


El campeonato se inició con Armando Osma como entrenador del equipo ‘Oriental’, pero duró tan solo cuatro fechas, con tres derrotas y ubicado en el décimo casillero. Para la quinta jornada llega el argentino Osvaldo Darío Tempesta, quien con cierta irregularidad termina la primera etapa en el sexto puesto.

Después del cambio de entrenador y de actitud por parte de los jugadores, Aucas empezó a sumar los puntos necesarios para ubicarse en el segundo casillero con 69 puntos, debajo de Técnico Universitario que tiene 72, pero acechado por Santa Rita con 67 unidades, tras disputarse la fecha 40.

A falta de cuatro jornadas, el ‘Ídolo del Pueblo’ depende de sí mismo para alcanzar el primer lugar. Tendrá que recibir al Olmedo, visitar al puntero Técnico Universitario, recibir a Liga de Loja y cerrar ante el América.

El equipo ‘Expetrolero’ llega expectante a esta jornada no solo por virtud propia, sino también por la irregularidad admirable de todos los participantes, que le terminó jugando a favor para vivir este dulce momento. Pero solo depende de este grupo de jugadores fuertemente criticados demostrar si son un equipo que escribe una página más de la rica historia del club capitalino, o un simple espejismo que falsamente ilusiona a su hinchada.

“¡Aucas de mi vida, Aucas de mi amor!” es el grito incesante del hincha fiel de ‘Papá’, que desea disfrutar del dulce sabor de la gloria después de tantas decepciones.