Periodista en Grupo El Comercio desde julio del 2006. Coordinador de www.BenditoFutbol.com y conductor de Bendito Fútbol en Radio Quito y Platinum. Licenciado en Comunicación Social y Máster en Dirección de Comunicación Empresarial. Con alma de delantero, pero con espíritu de volante de creación. Twitter: @guerrerosanti7.
Indignado 0
Triste 0
Contento 1
jueves 03 de agosto 2017

La clave está en la repetición

Santiago Guerrero
Opinión (O)
Twitter: @sasty7

Uno de los principales problemas de Liga de Quito en los últimos dos años ha sido el desorden táctico. En ese tiempo, el plantel de jugadores ha recibido instrucciones de al menos seis entrenadores y eso ha complicado a titulares y suplentes.


Pero en apenas cuatro semanas, Pablo Repetto ha resuelto un problema que parecía no tener salida en Pomasqui. El entrenador le dio orden al equipo y eso se evidencia dentro y fuera de la cancha.

En los cinco partidos que lleva al mando de la 'U' (dos por Copa Sudamericana y tres por campeonato nacional), Repetto prácticamente ha usado la misma alineación, algo que en la última etapa se había convertido en misión imposible.

Bajo el mando del charrúa, 10 jugadores se han repetido en la alineación en esos cinco partidos y además, el dibujo táctico ha sido el mismo: 4-5-1 (con un volante de creación clavado detrás de Hernán Barcos).

Liga ahora juega con dos laterales con oficio: Narváez y Chalá; la pareja de centrales parece inamovible con Salaberry y el recuperado Cangá; los mediocampistas de corte no se tocan: Intriago y Bolaños. El volante de creación definido (algo que le gusta al hincha blanco), Betancourt o Cárdenas (que ha mostrado calidad en los minutos que ha jugado), y adelante Barcos es el gran líder de este equipo.

Es verdad, Liga todavía no despliega el fútbol arrasador que pretenden sus hinchas y dirigentes, pero al menos cada jugador ya sabe dónde ubicarse en el terreno de juego y el plantel ha entendido un concepto básico: se deben mecanizar los movimientos.

En total, en cinco partidos Pablo Repetto ha usado 18 jugadores, una rotación muy baja que refleja que el entrenador busca consolidar a una base del plantel para encarar los dos torneos.

Pablo Repetto no es un salvador ni un mago. Pero el uruguayo tiene dos características fundamentales que le han permitido calzar en el equipo con comodidad: conoce como pocos el fútbol ecuatoriano y ha entendido que lo que necesita Liga es, primero resultados y luego buen fútbol.